La península de Hengchun

1
30
Taiwán de ayer y de hoy

¿Han oído hablar alguna vez de la península de Hengchun? ¿No? Pues deben saber que esta península es un tesoro verde de cultura y creatividad. Vengan a conocer más sobre esta magnífica península.

 

Allá donde termina la Cordillera Central, en un lugar en el que confluyen  los largos y estrechos valles fluviales con las montañas y las mesetas, donde los arrecifes coralinos separan la tierra firme del Canal de Bashi, en aguas del Océano Pacífico, por un lado y del Estrecho de Taiwán, en aguas del Mar de la China Meridional, por el otro, en el extremo más meridional de la isla de Formosa, allí se encuentra la península de Hengchun. Son característicos de este accidente geográfico tanto el potente monzón del nordeste, el cual sopla entre los meses de septiembre y marzo, generando vientos calientes y secos en el sotavento de las montañas, como por su flora y fauna. Sus moradores se han adaptado a estas condiciones, haciendo de este espacio su hogar y convirtiéndolo en un lugar sin igual.

Hasta no hace mucho, la gran mayoría de los turistas que visitaban este lugar no iban mucho más allá de la siempre concurrida y bulliciosa calle principal del pueblo de Kenting, ignorando que, muy cerca de allí, se encuentran varias comunidades que han hecho de la ecoturismo su medio de vida. En efecto, estas comunidades se caracterizan por sus ricos y fértiles ecosistemas y su alto grado de adaptación a los mismos. Afortunadamente, poco a poco, estas formas de vida han ido ganando adeptos, sentado así las bases que han posibilitado el desarrollo de un ecoturismo local, convirtiéndose en un  tesoro verde, tanto en el plano cultural como en el de la creatividad, el cual ha facilitado la educación medioambiental.

Solo después de que los residentes locales recibieran la orientación apropiada por parte del personal del proyecto denominado “Lishan Eco”, no solo los turistas y demás visitantes salieron beneficiados, pues también los mismos pobladores de este parque tuvieron la oportunidad de aprender más sobre sus propios pueblos natales, conocieron su belleza y aprendieron a estimar e identificarse con su tierra. Así lo expresó el jefe del poblado de Gangkou, Yang Xiu-lan: “Solo después de que la administración del parque y la profesora Chen comenzaron a venir por aquí, fuimos conscientes de que nuestra comunidad tenía tantos tesoros”.

Cuando se inició el ecoturismo, el trabajo desarrollado por el personal a cargo del proyecto consistió en realizar estudios sobre la biodiversidad local, en capacitar a los residentes, convirtiéndolos en guías especializados en temas de ecología y organizándolos en equipos. A medida que el proyecto fue tomando forma, las comunidades locales tuvieron más libertad para llevar a cabo su propia gestión. La empresa “Lishan Eco”, la cual ha orientado las nuevas actividades de estas comunidades a lo largo de de todo el proceso, supo poner unas bases sólidas para el posterior desarrollo del ecoturismo, experimentando con programas cada vez más diversos e integrados, aportando tanto recursos externos como equipos de diferentes campos. Todo ello con la esperanza de crear más sinergias y, consecuentemente, ir  aumentando progresivamente los ingresos de estas comunidades. De esta manera, es previsible que dichas comunidades continúen realizando una labor de conservación a largo plazo del medio ambiente.

1 COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here