La compañía de baile de los Seis Quilates

0
32
Taiwán de ayer y de hoy

En una sala del segundo piso del centro social de la comunidad de Liulu, en Shalu, Distrito de Taichung, un grupo de personas de la tercera edad baila al son de una música popular. Son miembros de la Asociación para el Desarrollo de la Comunidad de Liulu. Concretamente, forman parte del grupo de danza Six Carat (seis quilates) de la referida Asociación. El año pasado, este grupo, cuya media de edad alcanza los 72 años, se hizo viral al aparecer bailando en un vídeo el cual obtuvo una gran audiencia en línea, debido a la energía y vitalidad mostrada por estas ancianas bailarinas maquilladas y vestidas con colores púrpuras y muy aficionadas al hip-hop.

En octubre de 2017 alcanzaron, hasta este momento, el culmen de su carrera, al pasar de actuar a nivel local, dentro de su comunidad, a nivel nacional, esto es, en el escenario del Taipei Arena. Un espacio en el que han actuado megaestrellas del nivel de A-mei y Celine Dion. Con este espectáculo, Six Carat destruyó el estereotipo que propugna que la gente mayor debe practicar, como mucho, la danza popular, captando, al propio tiempo, la atención de los medios de comunicación invitados al evento. En realidad, la compañía se formó en el año 2010, no es, por tanto, una recién llegada al mundillo del baile hip-hop. La mayoría de la gente considera que el hip-hop es un baile apropiado para la juventud, no para los ancianos. Si tenemos en cuenta que sumando las edades de las bailarinas, se alcanza una cifra superior a los 2.000 años y a ese hecho añadimos que, evidentemente, no se pueden mover como solían hacerlo cuando eran jóvenes, pues sus rodillas están afectadas por la  osteoporosis e incluso alguna de ellas presenta un cuadro leve de demencia senil, nos podemos hacer una idea del coraje y el empeño que pusieron para lograr actuar en un escenario de la categoría del Taipei Arena. Antes de actuar, todas estaban bajo una situación de gran excitación y estrés. No obstante, superaron todos los desafíos, completando una gran actuación y, de hecho, continúan bailando mientras el cuerpo y la mente aguante.

“¿Quién dice que los viejos no pueden bailar hip-hop?” para dar respuesta a esta pregunta,  Hsu reunió a un grupo de ancianos matriculados en dicha universidad y así nació Six Carat. El nombre fue elegido, en parte, por el nombre de la comunidad, “Liulu” (donde el liu  es “seis” en chino) y en parte porque cada una de las personas dispuestas a formar parte de este proyecto es como una piedra preciosa: rara y con mucho valor. Y si un diamante con cinco quilates es ya de por sí, bastante raro, uno de seis, obviamente, lo será aún más, convirtiendo pues esa denominación en un nombre muy apropiado para todos y cada uno de los miembros de la troupe.

Superar los achaques propios de la edad para aprender el baile de los “jóvenes” al son de esa extraña música extranjera y los llamativos disfraces, les ha dado a estas personas mayores la oportunidad de recuperar su capacidad aprender a bailar tal y como si siguieran siendo jóvenes, y de aprender a no dejar que las dificultades los disuadan, viviendo así unas vidas más felices, más seguras y más decididas. Lo que Six Carat realmente ha demostrado es el verdadero espíritu del hip hop.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here