Educación medioambiental en la escuela de primaria de Bitou

0
30
Taiwán de ayer y de hoy

 

Nuestra visita a la costa noreste de Taiwán comienza con una entrevista realizada en medio de un paisaje majestuoso. De pie junto a la gran ventana de su oficina situada en el segundo piso, Chen Yu-Fang, directora de la Escuela Primaria de Bitou, nos recibe y, al propio tiempo, nos presenta el paisaje circundante. A la izquierda y por debajo del sendero que lleva al Cabo Bitou, vemos los salientes rocosos inclinados hacia el mar contra los que rompen las olas. A la derecha, el lugar desde el cual se puede escalar hasta la Roca de Longdong para contemplar, a sus pies, la propia bahía de Longdong que se puede ver en la distancia y, más allá el faro del Cabo Sandiao. “Desde las  clases del segundo piso, los estudiantes disfrutan de paisajes marinos que cambian cada día debido a las infinitas variaciones de la luz solar y las nubes”, dice Chen.

El Cabo Bitou marca el límite entre el Mar de China Oriental y el Océano Pacífico. La Escuela Primaria Bitou se encuentra a medio camino del paisaje montañoso y es la más septentrional de Taiwán situada frente al Pacífico. Con solo 28 estudiantes (incluidos 12 estudiantes de preescolar), la escuela Bitou es pequeña en todos los aspectos, pero se encuentra en medio de un entorno natural impresionante.

La particularidad de esta escuela es su oferta de enseñanza al aire libre, junto al océano, tanto durante el otoño como en la primavera, esto es, al inicio del año escolar, en septiembre y octubre, antes de que lleguen los vientos monzónicos; y en mayo y junio, cuando los días se vuelven más calurosos y el agua de mar no está demasiado fría. Es entonces cuando la escuela organiza actividades tales como  el piragüismo y el buceo. Los estudiantes también visitan la famosa zona de costa situada debajo de la escuela donde se puede ver los efectos de la erosión marina. Son ejemplos prácticos de sus estudios acerca del paisaje y su ecología.

“Nuestra escuela es única porque celebramos eventos deportivos tanto en tierra como en el mar”. Chen Yu Fang explica que, desde su primer o segundo año, los estudiantes aprenden a usar chalecos salvavidas mientras practican dichos deportes. Más tarde, en el tercer y cuarto año, aprenden a practicar buceo, kayak y piragüismo, ya sea en el Parque Ruansi del puerto de Bitou o en el cercano Parque Océanico de la Bahía de Longdong. 

El mar es parte de la memoria colectiva de los habitantes de la costa noreste de Taiwan. “Estoy gratamente impresionado por la población de esta zona”, dice Chen Mei-hsiu, director de la Administración del Área Escénica Nacional del Noreste y de la Costa de Yilan. Preservar la hermosa costa de Taiwan y sus características geológicas únicas requerirá los esfuerzos combinados de toda la comunidad. Vengan conmigo a conocer un poco más sobre esta escuela tan pintoresca.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here