La ministra de Cultura de Taiwán: Cheng Li-chiun

0
11
Galería Cultural

Entre aquí para escuchar

Cheng Li-chiun, quien originalmente había anunciado que renunciaría al cargo de ministra. Fue convencida por una petición conjunta firmada por mil quinientas personas en tan solo dos días. El presidente del Yuan Ejecutivo, Su Zhenchang, en tres ocasiones, la llamó por teléfono y conversó con ella personalmente, tras lo cual finalmente decidió permanecer en el cargo. El único funcionario que había sido tratado con tanta deferencia antes que ella fue el Ministro de Salud de hace nueve años, Yang Zhiliang.

“Cuando estableces grupos de trabajo, el puesto de ministra de cultura es simplemente un cargo público más. Nadie va a acercarte a ti para discutir sobre los ideales de la cultura”. Dice, Cheng Li-chiun. Ella difícilmente pudo imaginar que sus ideas sobre una “administración cultural”, explicadas de una manera algo abstracta, diera como resultado que incluso los miembros de su propio partido, el Partido Democrático Progresista, la describiesen como una persona muy idealista. Sin embargo, fueron los mensajes de apoyo de las personas que firmaron la petición lo que resonó con su idealismo. Cheng Li-chiun se sintió muy conmovida al punto de no poder conciliar el sueño, y se sorprendió por la decisión que estaba tomando, la de dejar el cargo.

Finalmente, las palabras de Su Zhenchang, lograron convencer a Cheng Li-chiun. Él le dijo, “tú y yo tenemos algo en común, hemos dedicado nuestras vidas a volver realidad nuestros ideales”.

¿Por qué Cheng Li-chiun es la persona ideal para el cargo de Ministra de Cultura? El fundador del Centro Nacional de Artes Escénicas, Zhu Zongqing, explica que, lo que le dejó una profunda impresión sobre Cheng Li-chiun es su compromiso total hacia los artistas y profesionales que se desenvuelven en el ámbito creativo. Acudiendo ante todos los organismo gubernamentales y ante el presidente del Yuan Ejecutivo para solicitar recursos. Zhu dice que “el ministerio de cultura abarca a muchísimas personas y asuntos, satisfacer a todos no es nada sencillo, pero las buenas expectativas y entusiasmo que produce en estas personas es evidente”.

Este año el presupuesto de la República de China, Taiwán, para el Ministerio de Cultura ha alcanzado los 650 millones de dólares americanos. Lo que supera el 1% del presupuesto total “Su mayor éxito no es incrementar el presupuesto. Lo realmente complejo es lograr este gran crecimiento en el Ministerio de Cultura”. Afirman con grata sorpresa políticos con cargos relacionados al rubro de cultura de ambos partidos políticos, tanto el Partido Nacionalista como el Partido Democrático Progresista.

“¿No le parece a usted que los taiwaneses tienen una manera de planificar que podría ser descrita como de “mapa del tesoro”?” Pregunta ella, y explica la metáfora: emprenden camino sin haber determinado primero cuál es aquel lugar al que quieren llegar, cuál es su objetivo y, conforme avanzan, toman decisiones sobre cuál es la siguiente ruta a tomar, solo basándose en el panorama que tienen ante sus ojos.”

Se parece a la historia sobre “apilar ladrillos” que alguna vez refirió el ex presidente francés, François Mitterrand. Cierta vez, en la entrada de una villa, un forastero se encontró con un albañil en plena jornada, y le preguntó “¿qué está haciendo?” a lo que el albañil respondió: “estoy apilando ladrillos” No muy lejos de ahí, se encontró con otro albañil, al que le realizó la misma pregunta, “¿qué está haciendo?”, sin embargo, este albañil le contestó: “estoy construyendo una catedral.”

“Me refiero a esa diferencia en la visión a futuro”, dice Cheng Li-chiun, en general, los taiwaneses carecen de la capacidad para formar visiones a futuro. Y no discuten sobre construir catedrales, solo discuten sobre si apilar los ladrillos a treinta o cuarenta grados.

Cheng Li-chiun da un honesto mensaje a todos sus colegas en el Ministerio de Cultura, “que el final solo sea el principio”, cuando hay un objetivo, incluso si las condiciones iniciales están lejos de ser ideales, si uno invierte el suficiente esfuerzo y tiempo, mientras la dirección sea la correcta, poco a poco se podrá mejorar. Ella incluso evalúa la circunstancia afirmando que “hay resistencia, eso quiere decir que estamos avanzando.”

 

 

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here