Una visita a Kinmen, explorando la belleza de la isla, su pasado militar y legado cultural. Parte 1

0
9
Galería Cultural

Entre aquí para escuchar

El condado de Kinmen es un archipiélago administrado por la República de China, Taiwán, frente a las costas de la provincia de Fujian en China Continental que incluye la isla de Kinmen, pequeño Kinmen y algunos islotes y tiene una población de aproximadamente 140 mil habitantes. En este programa de Galería Cultural presentaremos algunos de los más notables atractivos turísticos de la isla de Kinmen. Conoceremos sobre el Puesto de Radiodifusión Mashan y la Playa Oucuo.

Partiendo en moto desde la ciudad de Kinmen llegamos al Puesto de Observación y Radiodifusión Mashan, ubicado en el extremo norte del municipio Jinsha, en tan solo 25 minutos. Desde 1954 hasta 1992, año en que dejó de operar, este puesto militar emitió mensajes de radio y de sonido hacia las costas del continente como parte de la estrategia que el ejército nacionalista llevó a cabo. Estos mensajes eran emitidos a través de cuarenta y ocho altoparlantes de gran tamaño, instalados en una estructura de cemento de tres pisos de alto ubicado sobre un pequeño risco, mirando directamente hacia las costas de la provincia de Fujian, a escasos 6 kilómetros de distancia.

Dentro de las instalaciones de este otrora puesto militar se ha dispuesto una exhibición y paneles explicativos. Uno de los registros más sorprendentes es el audio original que, en 1991, la cantante taiwanesa, Teresa Teng, leyenda de la música cuyo legado y arte se mantienen siempre presentes en el colectivo de la población china, emitió.

Ahora, que vivimos en una época de paz y enormes comodidades, nos es difícil imaginar todos los sacrificios y dificultades que, no solo los soldados, sino también la población civil en Kinmen tuvieron que afrontar. Nosotros, quienes gozamos de una sociedad pacífica, tenemos la responsabilidad moral de comprender los hechos desgarradores del pasado y saber cómo llegaron a término. Tras una reflexión sincera y profunda sobre estos periodos de lucha, nosotros nos volvemos también responsables, sea cual sea el escenario en que nos desempeñamos día a día, de mantener y afianzar esta maravillosa paz.

Continuamos con nuestro recorrido en Kinmen y realizamos un paseo por el condado de Jincheng, en la zona suroeste de la isla. El recorrido en moto hasta nuestro primer destino es breve pero reconfortante. La vegetación a ambos lados del camino y la brisa marina soplando amablemente producen un efecto revitalizante. De pronto, el camino, que es perpendicular a la línea del horizonte, se termina. Frente a nosotros tenemos el hermoso paisaje de la Playa Oucuo. La fina arena de tonalidad clara, el azul del océano con las olas bañando gentilmente la orilla y sobre ellas, el cielo color celeste con nubes flotando caprichosamente, conforman un bellísimo paisaje natural. Según los lugareños, observar el amanecer desde la playa es una experiencia inolvidable. Observar el sol surgiendo de entre las aguas transmite optimismo, es como la confirmación visual de que cada día es una nueva oportunidad. Sin embargo, la Playa Oucuo, además de su belleza natural, tiene otra peculiaridad, que la han convertido en uno de los destinos más populares de Kinmen, sobre todo entre jóvenes que gustan de tomar fotos para luego compartirla en sus redes sociales. En concreto, ¿qué es aquello que vuelve a la playa Oucuo un lugar tan especial? Pues, ¡un tanque de la 2da Guerra Mundial encallado en la arena!

En la tranquilidad de la mañana, disfrutamos de este paisaje único en el mundo. La belleza de la naturaleza lo envuelve todo. Incluso el tanque, que en otros tiempos fue una máquina de guerra, yace como dormido, acurrucado entre la arena, mirando al cielo, cubierto por completo de conchas marinas. Las vigas defensivas también han experimentado el paso del tiempo y se muestran destartaladas y con óxido. Este contraste entre elementos militares largamente en desuso y la calma que se siente al pasear por la playa nos hacen valorar aún más lo hermoso de la paz. Antes de seguir nuestro camino, observamos una vez la playa. Hasta donde alcanzamos a observar, solo vemos el mar, pero, en realidad la masa de agua que tenemos frente a nosotros es el Estrecho de Taiwán. A 200 kilómetros de distancia se encuentra la isla de Taiwán.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here