Teatro taiwanés y japonés

0
169
Taiwán de ayer y de hoy
En este programa vamos a ver cómo dramaturgos taiwaneses y japoneses trabajan juntos codo con codo para traspasar las fronteras teatrales. Este es un programa sobre teatro y sobre colaboración, a pesar de todos los obstáculos que se puedan interponer en el camino. Las dos compañías teatrales se han unido para poner en marcha un gran proyecto lleno de innovaciones. Juntos vamos a ver cuál ha sido el resultado de esta extraña unión. Estas son las dos compañías en cuestión: el “grupo de las hermanas salvajes de Shakespeare de Taiwán” (conocido como la SWSG) y la compañía de teatro japonesa Dainanagekijo. Ambas quieren explorar las posibilidades para la colaboración entre taiwaneses y japoneses en el reino del teatro.
A raíz de esta colaboración teatral también surgen varias preguntas, como por ejemplo: ¿Qué ocurre cuando la novela de George Orwell “1984”, una obra satírica y de alegoría poética, se encuentra con la obra llamada “Las tres hermanas” del escritor realista ruso Anton Chekhov? Tanto los temas como los estilos lingüísticos de estas dos obras son totalmente diferentes, por lo que combinarlas para crear una nueva obra no ha sido cosa fácil, pero todo se consigue con trabajo y dedicación. En el programa explicaremos cómo han llevado a cabo este gran reto. Veremos en qué aspectos han modificado el argumento, el contexto histórico y cultural, así como la puesta en escena. Por último, pero no menos importante, veremos los retos colaborativos que ha supuesto este trabajo conjunto entre compañías teatrales de Taiwán y Japón.

Wang (el director de la compañía taiwanesa) y Narumi (el director de la compañía japonesa) se hacen comentarios entre sí. Narumi dice: “Cuando ves una obra dirigida por Wang Chia-ming, puedes decir que este director tiene un montón de ideas locas, pero también es un experto en realizar todas sus visiones de forma hermosa, aprovechando el poder de la compañía entera”. Y por otro lado, Wang dice: “Las obras de Narumi se construyen sobre unas bases literarias o filosóficas muy interesantes”. Además, el productor Yukio Nitta señala: “Las obras de ambos están impregnadas de una sensación de paranoia, y por lo tanto, la colaboración entre ambos seguro iba a ser algo bastante extraño”. Gracias a la recomendación de Nitta, los dos grupos de teatro comenzaron un plan de colaboraciones con duración de tres años.

Ambos directores mencionaron del mismo modo que el idioma había sido el aspecto más difícil de su trabajo juntos. Wang dice así: “La brecha idiomática nos causó los mayores problemas. Eso es porque el idioma es más que solo un idioma: también forma la base de la cultura y de la sincronización dramática. Aún así, opino que estos problemas, de hecho, son una fuente de interés… Puesto que no podíamos comunicarnos mediante la lengua, nos vimos obligados a centrarnos más en examinar qué es la comunicación exactamente”. Narumi, por su parte, enfatiza la necesidad de pensar bien en cómo hacer uso de la experiencia y del mutuo entendimiento ganados en los dos últimos años de colaboración, para así afrontar los desafíos que supondrá desarrollar métodos completamente nuevos para el tercer año. 

Finalmente, terminamos con una bonita reflexión: “El teatro es el mejor medio para revelar las diferencias, lo que quiere decir que la heterogeneidad hace al teatro más interesante, porque el medio absorbe las diferencias para hacerse más divertido. Ese es el aspecto más fascinante de las colaboraciones”. 

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here