El talento oculto tras el objetivo

0
51
Taiwán de ayer y de hoy
Entre aquí para escuchar

Los sectores público y académico se están esforzando cada vez más para formar a la próxima generación de profesionales de la industria del cine y la televisión.

En el barrio de Gongguan de la ciudad de Taipéi, cerca del río Xindian, hay un empinado terraplén cubierto de árboles y un amasijo de estructuras de ladrillo y hormigón. Treasure Hill o “La colina del tesoro”, que así es como se llama esta extraordinaria comunidad, tiene su origen a finales de los años 40, cuando los recién llegados soldados del Kuomintang necesitaban alojarse cerca de las armas antiaéreas que protegían el sur de la ciudad. Hoy en día, las casas están ocupadas por otro tipo de gente muy diferente.

Cuando uno llega a Treasure Hill, resulta inevitable fijarse el flujo constante de visitantes curiosos entrando y saliendo de pequeños estudios de arte transformados en espacios que una vez estuvieron habitados por soldados, sus familiares y, en alguna ocasión, por okupas. El barrio es bastante popular entre los turistas, tanto nacionales como extranjeros. Se entremezclan con los artistas y los estudiantes que van de camino a sus clases impartidas en alguno de los espacios reformados por la Escuela de Medios Audiovisuales de Taipéi (Taipei Media School o TMS, por sus siglas en inglés), que trabaja para formar a la nueva generación de talentos del cine y la televisión de Taiwán. “Las exposiciones de arte y otras actividades que se celebran aquí me ayudan a ampliar mis horizontes mientras exploro el mundo de los medios audiovisuales”, afirma Woody Yang, uno de los 71 estudiantes que asisten a esta escuela, cuyas puertas se abrieron en septiembre de 2016.

Fundada con el apoyo del gobierno de la ciudad de Taipéi, la TMS es una iniciativa experimental que funciona al margen del sistema educativo tradicional y, por lo tanto, goza de total libertad a la hora de confeccionar los planes de estudio y los horarios. Esta característica también le permite contratar profesores con mucha experiencia, pero sin ningún certificado de aptitud para la docencia. La TMS capta a graduados de la escuela secundaria con gran pasión por trabajar en los medios audiovisuales. “Como única institución de este tipo en Taiwán, esperamos despertar el potencial de los alumnos en la industria mediática a una edad relativamente temprana”, afirma Tim Chen, director de la escuela.

La TMS exige a los alumnos un mínimo de cuatro horas lectivas cada día. El resto del tiempo lo dedican a trabajar en tareas como crear una película o participar en programas de prácticas. “A veces, se organizan pequeños viajes, guiados por los profesores, a lugares donde viven los más desfavorecidos”, dice Chen. “El contacto con todo tipo de personas, especialmente con la gente más necesitada, dota de profundidad a sus trabajos”.

La dedicación que demuestran los sectores público y privado en el desarrollo del talento para la producción de arte dramático y en la introducción de nuevos conceptos y técnicas dan a la industria nacional del cine y la televisión grandes esperanzas de crecimiento. “Taiwán, como sociedad con alto índice de inmigración, está abierta a un gran número de culturas diferentes y los jóvenes de hoy en día han crecido viendo películas y contenido audiovisual de todo el mundo”, puntualiza Ting. “Todo esto está generando un caldo de cultivo para el talento que mantendrá viva a la industria”.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here