Mazu: las villas de Qiaozi, Qinbi y el Festival Cultural Baiming

0
16
Galería Cultural

Entre aquí para escuchar

Ubicado al noroeste de Beigan, Qiaozi es la villa más populosa de esta isla. El poblado se formó gracias a pequeñas, pero constantes olas migratorias de pescadores provenientes del continente atraídos por una excelente ubicación geográfica y los abundantes recursos hídricos de sus costas. Esta tradición pesquera ha quedado plasmada en las expresiones coloquiales de los pobladores; de esta manera, sin importar cuál sea el tema de la conversación, ellos en lugar de decir: “espera un momento, ahora no tengo tiempo libre”, dicen: “espera un momento, aún no he terminado de confeccionar la red de pescar”.

Los pobladores de Beigan tienen una fe muy arraigada hacia diversas divinidades locales. Tal es así que, de acuerdo con información del servicio turístico de la isla, ¡en Qiaozi hay más divinidades que residentes! De entre todas las divinidades, aquella con la historia de veneración más larga es la del Supremo Emperador del Cielo Oscuro, figura religiosa de gran importancia en el taoísmo religioso, cuyo templo en Qiaozi empezó a construirse en el año 1742.

Celebrado este año en la villa de Qiaozi, el Festival Cultural Baiming, se organiza una vez por año dos semanas después del inicio del nuevo año acorde al calendario agrícola. Durante este festival, que tiene una duración de cuatro días, los creyentes elevan en andas pequeñas estatuillas de sus divinidades y salen a las calles de la villa e incluso realizan procesiones de una villa a otra. Esta actividad religiosa tiene por objetivo permitir la interacción entre las diversas divinidades de Mazu y entre las divinidades y los pobladores.
Con el acompañamiento de bandas musicales de instrumentos tradicionales chinos, cuartetos de feligreses cargando en andas a sus dioses se mueven de un lado a otro a lo largo de la plaza, a veces trazando en el suelo líneas rectas, otras zigzagueando o incluso dibujando una espiral. Luego, espontáneamente, dos, tres o más cuartetos de feligreses deciden pegar las andas unas con otras y girar en conjunto, como trazando un círculo en el suelo. Y Mientras esto ocurre, la música tradicional china es de una cadencia acelerada, los tambores y platillos entonan un ritmo desenfrenado, casi frenético y los feligreses alrededor despliegan sobre los pies de los cargadores sartas de cohetecillos de tres metros de largo y encienden las mechas.

A tan solo kilómetro y medio de distancia de Qiaozi se encuentra Qinbi, una de las villas más pintorescas y acogedoras de la isla de Beigan. Ubicado en las faldas de una colina, las casas de este poblado han sido construidas utilizando bloques de piedra, lo cual es una característica única entre todos los poblados en todas las islas del archipiélago de Mazu.

Recorrer esta villa paseando a través de sus intrincados caminos y escalinatas de piedra, con subidas, bajadas y giros caprichosos es muy emocionante. Observar este estilo de arquitectura tradicional proporciona una idea sobre el pausado ritmo de vida que llevan sus residentes. Curiosamente, en ciertas esquinas y pasajes pueden encontrarse mensajes grabados en piedra en caracteres chinos que se remontan a épocas pasadas, por ejemplo, puede leerse: “luchar hasta obtener la victoria definitiva” o “cooperación entre el ejército y la población civil”. Este contraste entre el apacible Qinbi del presente y su pasado, como frente de batalla y escenario de valientes acciones militares, realzan el valor de la tranquilidad y paz que uno puede percibir aquí.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here