Restauración: Haciendo frente al problema del tiempo

0
18
Taiwán de ayer y de hoy

Entre aquí para escucharEn 2014, Leo Tsai inició una aventura a la que él mismo denominó como “el viaje con los dioses de las puertas”. Junto con su equipo, restauró cuatro pinturas de este tipo originalmente realizadas por el famoso artista del templo Pan Lishui. Tras esta exitosa experiencia, recibieron el apoyo de la “International Architectural Paint Research” para exhibir en Suecia dichas obras restauradas. Esto demostró que existe un reconocimiento internacional de los estándares de restauración empleados por Tsai y su equipo. En medio de numerosas imágenes de la Virgen María, de Jesús y de los ángeles, aparecieron los hermosos dioses de las puertas, de colores brillantes, atrayendo la atención del público. Los visitantes preguntaron de dónde procedían estos trabajos, y la respuesta fue Taiwán.

Leo Tsai, quien vivió en Europa y en los EE. UU. durante casi diez años, aprendió los conceptos y las técnicas de restauración del arte occidental antes de regresar a Taiwán. Con esa experiencia, ha restaurado obras propias del llamado “arte del templo” realizadas por pintores tradicionales, descubriendo al público los mundos refinados y encantadores producidos por estos maestros en tiempos pasados. Cada pieza ha sido bellamente transformada por su mano artesana, consiguiendo devolverle su apariencia original, al tiempo que  conserva los viejos trazos propios de su época y que son fruto del paso del tiempo, permitiendo así, a la próxima generación, ver de primera mano el arte típicamente taiwanés de pintura de templos.

«Me siento como Doraemon. Transporta al desafortunado Nobita Nobi al pasado en su máquina del tiempo. El problema al que él se enfrenta es el de retroceder en el tiempo, el mío es el mismo», dice Leo Tsai, utilizando una analogía cómica para describir el trabajo de un conservador de arte.

Cuando Tsai estudiaba en el Departamento de Bellas Artes de la Universidad de Tunghai, algunas de sus propias pinturas se dañaron, circunstancia ésta que le sirvió de inspiración para estudiar en el Instituto de Arte y Restauración, sito en el Palazzo Spinelli, Florencia, Italia. Mientras tomaba clases allí, a pesar de no dominar el idioma italiano, iba de puerta en puerta, buscando a alguien que le ofreciese la oportunidad de completar, como aprendiz, sus prácticas de restauración. Por fin consiguió ingresar en el estudio del famoso conservador de pintura al óleo, Stefano Scarpelli y de ahí pudo acceder a la famosa Galería de los Uffizi, donde trabajó en la restauración de pinturas de Giotto di Bondone, considerado el padre del Renacimiento.

Es hora de que las auténticas obras de arte sean reconocidas como tales por los taiwaneses. Mientras tanto, el equipo de TSJ está sacrificando su juventud en aras a prolongar la vida de estas maravillosas obras en una interminable batalla contra el tiempo. En realidad, podemos afirmar que son restauradores que consiguen viajar hacia atrás en el tiempo.

 

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here