“La clase más difícil”, explorando el dilema de los profesores taiwaneses

0
14
Galería Cultural

Entre aquí para escuchar

A mediados de marzo, un vídeo titulado “la clase más difícil”, en tan solo una semana y sin promoción o publicidad de por medio, alcanzó un enorme éxito en la plataforma Facebook. Fue visto más de un millón de veces, recibió 24 mil me gusta, más de mil comentarios y sobre 17 mil usuarios lo compartieron en sus muros. En este vídeo, de tan solo cinco minutos de duración, ocho profesores de secundaria expresan sus mayores dilemas en su labor como educadores.

En el marco de la reforma educativa que se viene ejecutando desde hace algunos años, los padres mantienen una gran expectativa sobre cuál es la manera más adecuada de educar a sus hijos. Hay quienes apoyan una metodología personalizada, que desarrolle las capacidades únicas de cada estudiante; y otros, quienes mantienen una visión de enseñanza que se enfoque en obtener buenas calificaciones. Cuando un educador se topa con este dilema, por un lado, seguir rigurosamente, de inicio a fin, los contenidos del libro de texto o por el otro, educar con flexibilidad, de acuerdo a la situación de cada grupo de estudiantes y a sus habilidades e intereses particulares, ¿qué aproximación, finalmente, lo convierte en un buen profesor?

Además de conmovedor, resultaba muy intrigante conocer qué organización logró comprender tan bien la disyuntiva y el espíritu de los profesores y grabar este hermoso corto.

La respuesta, sin embargo, sorprendió a todos. El nombre que aparece al final del vídeo es el de la editorial taiwanesa de libros escolares Long Teng. Trabajando de manera conjunta con la empresa de publicidad Ogilvy, Long Teng envió un mensaje de apoyo a los profesores desde la propia perspectiva del educador. En una época en el que los métodos educativos se han puesto en cuestión, mantener la pasión primigenia por la enseñanza y revalorar los esfuerzos propios se vuelven el punto de inicio para la educación de las futuras generaciones.

Cuando el plan académico del año 2019 estaba pronto a ser ejecutado, Long Teng organizó tres foros en el norte, centro y sur de Taiwán para escuchar las opiniones de los profesores respecto a los nuevos contenidos y materiales de enseñanza, así como la metodología educativa. ¿Cuáles eran sus mayores dificultades? ¿Cómo podía Long Teng ayudarlos?

“Al principio creíamos que los profesores tendrían muchas dudas sobre este nuevo plan educativo, que fue diseñado con premuras de tiempo”, confiesa Chen Meifei, subdirectora general de Long Teng.

Sin embargo, aquello que los sorprendió de sobremanera fue que los profesores ya estaban preparados para trabajar con el nuevo plan educativo y ya tenían una buena idea sobre cómo enseñar el contenido. La mayor dificultad que enfrentan es la gran variedad de incertidumbres en el escenario educativo.

Desde hace algunos años, el gobierno pone énfasis en aplicar un sistema académico de conformación de clases con alumnos de habilidad variada. De esta manera, en un mismo salón de clases pueden verse grandes diferencias de nivel, especialmente en la educación secundaria, que es donde muchos estudiantes muestran un espíritu rebelde. Muchos profesores afirman que al dirigirse a la clase en conjunto, uno de sus deseos es que puedan escuchar sus explicaciones atentamente y en silencio, porque actualmente incluso ello es una dificultad.

En estas circunstancias, en que un profesor ha de enseñar a una clase de 30 ó 40 estudiantes con niveles muy variados y con expectativas muy diferentes por parte de los padres de familia, solo basta que un profesor no se desempeñe lo suficientemente bien o que no satisfaga las expectativas, para que capturas de pantalla de conversaciones entre los padres de familia aparezcan en Facebook o incluso en los medios de comunicación, que exageran la situación y da como resultado que los profesores se vean envueltos en una severa crítica por parte de la opinión pública.

En estas circunstancias, los últimos perjudicados son los propios estudiantes. El futuro de Taiwán está en manos de los jóvenes. Si los profesores, estudiantes y padres de familia no confían unos en otros, esto se convierte en un ciclo perjudicial.

Las preguntas que los profesores deben ayudar a sus estudiantes a responder no son estricta y únicamente aquellas referidas a los contenidos de la clase o aquellas a ser evaluadas en los exámenes. Un profesor excelente debe asistir a sus alumnos a responder a las preguntas sobre cómo vivir una vida correcta y feliz.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here