Fotógrafos submarinos taiwaneses cuentan historias del océano

0
11
Galería Cultural

Entre aquí para escuchar

Llegamos a Hualien en medio de una lluvia ligera, pero el clima muy temprano a la mañana siguiente es soleado y despejado. Ray Chin, un experimentado guía voluntario, se encuentra a bordo de un bote de observación de ballenas anclado en el muelle, a la espera de los primeros visitantes.

Las fotos de cetáceos que Chin toma han sido observadas masivamente, pero muy pocos aquellos quienes las han visto saben quién es el fotógrafo. Como el primer fotógrafo submarino profesional taiwanés, sus dinámicas y poéticas fotos de la vida submarina recuerdan a la película clásica de Luc Besson sobre buceo libre, “The Big Blue”.

Actualmente, Chin pasa un tercio de su tiempo en el extranjero, en países desde Sri Lanka, Japón y Tonga, hasta Noruega y Argentina. Él ha visitado prácticamente todos los lugares del mundo conocidos por ser buenas locaciones para la observación de ballenas. Este gran hombre de voz gentil dice, “sin excepciones, yo paso cada verano en Taiwán”.

Chin espera ansioso por el periodo entre junio y agosto de cada año con cauteloso optimismo: la calma de los mares a mediados de verano convierten este tiempo en el mejor momento para observar ballenas en Taiwán.

Dada la dificultad de fotografiar cetáceos bajo el agua, quizá la relativa escasez de aquellas fotografías no sean tanto una indicación de que son pocas las personas que intentan tomarlas, sino más bien, que son pocos aquellos que alcanzan el éxito en sus intentos.

Tal y como los humanos, los cetáceos son mamíferos que amamantan a sus crías por aproximadamente el primer año y medio de sus vidas. Esto tiene implicancias al fotografiarlos. Por ejemplo, la ballena jorobada pasa gran cantidad de tiempo cerca a Tonga donde da a luz y amamanta a sus crías. Esto no solo significa que las ballenas se mantienen en el área de Tonga por un largo periodo, además, nadan relativamente lento mientras se encuentran ahí, a una velocidad que sus crías puedan mantener.

Entonces, si tomar fotos submarinas de cetáceos cerca de Taiwán es un esfuerzo tan riesgoso y con bajas probabilidades de éxito, ¿por qué Chin persiste?

Él responde inmediatamente sin una pizca de duda: “porque Taiwán es mi hogar y es donde empecé este trabajo.”

Este sentimiento de pertenencia al hogar por parte de Chin trae a la mente a las tortugas marinas. Se dice que las tortugas marinas, que viven aproximadamente tanto como los seres humanos, poseen la increíble habilidad de recordar el lugar de su nacimiento. De hecho, siempre vuelven ahí para reproducirse, sin importar qué tan lejos lleguen durante el resto de sus vidas. De la misma manera, Chin ha viajado a virtualmente todos los rincones del mundo y, sin embargo, mantiene una poderosa conexión con Taiwán.

Chin dice, “si me pregunta acerca de los mares taiwaneses, ¡le diré que son realmente fabulosos!”. Él explica que casi una tercera parte de todas las 90 especies de cetáceos han sido vistas en aguas taiwanesas, un número que destaca a comparación con la limitada cantidad de especies que pueden observarse en la mayoría de los destinos famosos por avistamiento de ballenas. Viajeros que navegan en barcos de observación de ballenas que zarpan desde los muelles de Hualien, a menudo ven más de diez especies de cetáceos. Incluyendo el delfín Risso de aguas profundas, que nada relativamente cerca a las costas taiwanesas debido a la elevada inclinación del lecho marino en su costa este.

Las personas no lamentan las pérdidas de las cosas que no ven o no conocen. “pero lo cetáceos a menudo se ven atrapados en redes de pescar” dice Chin, “y cuando pescadores ilegales se ven envueltos en el asunto, ellos simplemente les cortan las aletas y abandonan a los cetáceos a la muerte”.

Problemas como la proliferación del plástico en el océano son urgentes, pero Chin no habla tan locuazmente sobre ello como sí lo hacen algunos ambientalistas. En lugar de ello, él usa sus fotografías para educar directamente a las personas sobre el medioambiente y las criaturas que lo habitan, quienes no pueden hablar por sí mismas.

 

 

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here