Encontrando el paraíso en Taiwán, el doctor Peter Kenrick

0
12
La isla hermosa
La isla hermosa

Entre aquí para escuchar

De acuerdo con el clásico “Las Analectas” de Confucio, “el sabio se deleita en el agua; el benevolente, en las montañas.” El doctor Peter Kenrick espera a sus entrevistadores en el punto de partida del sendero de la Montaña Dulan, en la sección sur de la cordillera costera. De pie, en la plataforma de observación, la Isla Verde y la Isla Orquídea son claramente visibles a la distancia. Kenrick llega en bicicleta, cubierto en sudor y ligeramente falto de aire. El alto y delgado doctor da una explicación precisa de su condición, en mandarín: “he montado bicicleta por 4.2 kilómetros, en un cuesta empinada en promedio 13.9 grados. Me tomó 38 minutos.”

Nacido en Melbourne, Australia, Kenrick se alistaba para volver a Australia desde Inglaterra en el año 1985, cuando por casualidad se enteró de una vacante de trabajo en el Hospital Santa María, en Taitung, Taiwán. El puesto laboral mencionaba un periodo de prueba de 2 meses y el hospital se encontraba a medio camino de su destino final, así que pensó en darle una mirada al lugar. Nunca imaginó que esta parada impulsiva duraría 34 años.

El doctor Kenrick es un ávido ciclista, quien se inició en esta disciplina a los 15 años de edad y en su juventud regularmente recorría más de 100 kilómetros en una sola sesión de entrenamiento. Después de llegar a Taiwán, se enamoró de montar bicicleta a través de los senderos montañosos que conectan las villas de Taitung. En aquellos días, él no solo trabajaba en el Hospital Santa María, además, visitaba villas indígenas para tratar pacientes junto con una enfermera anestesista llamada hermana Patricia Aycock. El sistema del Seguro Nacional de Salud taiwanés aún no existía, por eso, ellos atendían a los pacientes que no podían costear una consulta médica por sus propios medios.

Su novia y posteriormente esposa, Wang Yuan Ling, trabajaba como traductora en el Hospital Santa María en aquella época. Kenrick se sintió enormemente conmovido cuando ella realizó el difícil viaje a Cambodia, viajando vía Bangkok y Ciudad Ho Chi Minh, tan solo para verlo. Después de ello, fue natural que él regresase a Taiwán una vez concluido su trabajo en Camboya.

El doctor Kenrick recibió la ciudadanía taiwanesa en 2017. Tras obtener su documento de identidad taiwanés, él, quien ha sido galardonado con el Premio a la Dedicación Médica, exclamó; “Mi vida y sustento se encuentran aquí. Soy taiwanés, soy de Dulan, del Condado de Taitung.”

 

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here