Montando en bicicleta por la Costa Norte de Taiwán

0
14
La isla hermosa
La isla hermosa

Entre aquí para escuchar

Justo luego del amanecer, cuando la mayoría de personas duermen aun en sus camas, algunos ciclistas ya han preparado todo el equipo necesario y están listos para iniciar un viaje a dos ruedas. Ellos se reúnen en la estación de metro de Hongshulin, en los límites de la ciudad de Taipéi, cerca al punto de inicio de la Carretera Provincial N°2. Tomando ventaja del tráfico ligero y las horas previas al calor del mediodía, ellos inician un corto viaje a lo largo de la Costa Norte.

Con un cierto parecido a Kenting, en el sur de Taiwán, la Bahía Qianshui tiene una playa con un elegante arco en forma de media luna. Es el primer paisaje del recorrido. Una característica notable: debido al abundante contenido mineral, la arena color dorado muestra un moteado color acero oscuro.

Siguiendo el recorrido por la Carretera N°2, se llega al primer cabo de la Costa Norte: Linshanbi. Un remanente de una erupción del Volcán Datun hace unos 800 000 años, esta angosta península es una obra maestra de la naturaleza que se extiende por el Estrecho de Taiwán.

La playa del otro lado del puerto de Linshanbi ofrece un paisaje distinto. A la izquierda, el paseo tablado para los ciclistas se extiende por 10 kilómetros. Ya que conecta Sanzhi con Shimen, es llamado paseo tablado de Fengzhimen, donde Feng significa viento y Zhi y Men son los mismos caracteres de las localidades que conecta. Cerca hay dos arrecifes cubiertos con algas color verde que crean un escenario realmente especial.

Luego, los ciclistas entran al último tramo del recorrido. Visitan el arrecife de algas de Laomei, no muy lejos del faro. Aquel peculiar paisaje es el resultado de erupciones del ahora extinto Volcán Datun. Golpeado por las olas durante muchísimo tiempo, las partes más suaves del arrecife han sido corroídas, dejando solo los fragmentos más duros y creando una superficie dispareja de orificios y rugosidades. Durante la primavera, las algas cubren una enorme sección de un kilómetro de longitud.

El destino final de este viaje en bicicleta es la Bahía Shazhu, cuyo nombre ha cambiado muchas veces. Algunos solían llamarlo Zhongjiao, pero las generaciones más antiguas de lugareños siempre lo han conocido como Guliao, que en chino significa choza de red de pesca. Esto se debe a que, cuando aquellos lugareños eran pequeños, la pesca era la principal actividad económica de la localidad, y las personas construían chozas improvisadas para almacenar sus redes de pesca.

Ya sea que se le llame Guliao, Zhongjiao o Bahía Shazhu, de pie en aquel lugar, observando hacia donde el cielo azul se funde con el inmenso mar, uno tiene la sensación de que la vida humana, por obra de la naturaleza, es casi tan fugaz como la espuma de las olas golpeando contra los arrecifes. El apego persistente es insensato. Pisando con ambos pies la tierra fresca, uno medita sobre la vida humana, que en el mejor de los casos se extiende por un siglo y un poco más, mientras que aquellos paisajes son eternos. Reflexionando sobre lo breve de la vida humana, uno gana calma interior y humildad.

 

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here