El Museo de Semillas de Mil Campos

0
19
Desde el corazón de la isla

Entre aquí para escuchar
Al visitar el Museo de Semillas de Mil Campos en la calle Dongfeng, en el Distrito Norte de la ciudad de Tainan (sur de Taiwán), abrimos las puertas de caoba y nos abrimos paso en un espacio semi-abierto al aire libre ocupado por árboles y enredaderas, y nos embarcamos en un fantástico viaje de semillas.

Cada semilla tiene su propia historia de vida, expresando las diferentes formas en que la Naturaleza ha descubierto para extender la vida a la próxima generación. Hay más de 500 tipos de semillas en la colección del museo. El conocimiento de cada semilla fue encontrado investigando libros de referencia que Liang Kun-jiang y su familia fueron comprando a lo largo de los años, y hoy tienen una vasta colección de libros de botánica local y del extranjero.

Las semillas no sólo son hermosas, también tienen atributos extraordinarios, y su conocimiento puede ayudarnos a sobrevivir. Incluso Confucio instó a las personas a «familiarizarse con los nombres de pájaros, animales y plantas». Por ejemplo, la palma del viajero (Ravenala madagascariensis) es una planta que salva vidas y puede ayudar en la supervivencia al aire libre. Las vainas y la base de las hojas pueden almacenar agua, si uno se queda sin agua mientras está en un lugar remoto, puede cortar las hojas y beber su agua para aliviar la sed. Las semillas de color azul son una rareza en la naturaleza.

Si hacemos un viaje al extranjero y comparamos, descubriremos que la vida vegetal en Taiwán es muy diversa y abundante. Según una encuesta realizada por la Oficina Forestal, se han identificado más de 59.000 especies de organismos vivos en la isla de Taiwán teniendo un área territorial tan limitada.

La mayoría de las regiones que se encuentran a lo largo del Trópico de Cáncer son desérticas, pero Taiwán es una de las pocas excepciones. La proximidad del océano y los monzones estacionales moderan el clima, trayendo grandes cantidades de lluvia y humedad que permiten que esta pequeña isla evite la desertificación. Esto, combinado con la topografía diversa de Taiwán, significa que la isla nutre una amplia gama de ecosistemas diferentes, creando hábitats para una rica variedad de especies.

Muchos de estos conocimientos parecen ser cosas que una vez aprendimos de nuestros libros de texto escolares, pero en el museo de semillas la información ya no está fragmentada, sino que está vinculada entre sí. Al comprender el proceso de evolución de las plantas a través del contacto con las semillas en el museo, construimos nuevos vínculos con la naturaleza.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here