La Casa de los Cinco Caminos. Artículos de segunda, experiencias de primera

0
9
Galería Cultural

Entre aquí para escuchar

Ku Yu-chun, profesora en la Universidad Nacional Dong Hwa, quien por muchos años apoyó en el desarrollo comunitario de Hualien, reunió a un grupo de adultos, jóvenes y niños para establecer una tienda de venta de artículos de segunda mano, a la que llamó “Wu Wei Wu”, literalmente “Casa de los Cinco Sabores”, pero conocida como Casa de los Cinco Caminos, ya que este lugar no fue creado para generar ganancias económicas, sino que es un espacio donde las personas puedan construir relaciones interpersonales y puedan experimentar todos los sabores de la vida.

Los fines de semana los niños vienen a la Casa de los Cinco Caminos para preparar la venta de garaje de caridad del día. En el área de trabajo, adultos o adolescentes guían a los niños a ubicar correctamente los objetos en venta. En el proceso, los niños logran comprenderse mejor ellos mismos, a distinguir entre “necesitar algo” y “desear algo.” Cuando los clientes preguntan por precios, o simplemente vienen de visita, los niños interactúan con ellos, fortaleciendo sus habilidades sociales. Estos pequeños aprenden a través de experiencias de vida en un ambiente donde siempre puede escuchárseles jugar y reír a carcajadas: este es un día cotidiano en la Casa de los Cinco Caminos.

La Casa de los Cinco Caminos y los niños trabajan juntos para encontrar maneras prácticas con las que enseñar a los niños nuevas habilidades y el valor para perseguir sus sueños y no simplemente esperar por ayuda por haber nacido y crecido en un área pobre y remota.

Muchos de los niños que vienen a la Casa de los Cinco Caminos provienen de familias disfuncionales, y viven alternadamente en casas de varios parientes, o los padres no tienen un trabajo o ingreso económico estable. Estos problemas se manifiestan en los niños de diversas maneras: con una baja motivación hacia el estudio o inestabilidad emocional. Ku utiliza la metáfora de un curador de exhibición para describir su relación con ellos: “cada niño es como una pieza de arte, con una personalidad y talentos únicos, nosotros queremos lograr que ellos se reconozcan de esta manera, y desarrollen un amor propio. Nosotros no los “reparamos”, y tampoco los estamos “moldeando” en algo que se perciba como más atractivo.”

Cada día en la Casa de los Cinco Caminos es flexible y puede ajustarse a las necesidades de los niños, conforme ellos crecen y se vuelven más fuertes. Es muy parecido a como Ku Yu-chun utiliza métodos de jardinería natural para cuidar de sus rosedales: “En este momento, es como si hubiésemos preparado bien la tierra y estamos pensando qué podemos cultivar. Cada niño crecerá para convertirse en un joven y, finalmente, un adulto conforme a sus propios talentos y personalidad única, es un proceso muy interesante y diferente en cada caso.”

 

 

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here