La inteligencia artificial en la medicina – Parte 2

0
20
Galería Cultural

Entre aquí para escuchar

En la década de los 90, la digitalización en la era de la información ingresó al rubro de la medicina y la salud pública. De utilizar únicamente medios físicos, como hojas de papel, para llevar los historiales médicos, se pasó a gestionar un sistema totalmente digitalizado. Gradualmente, el almacenamiento y consulta de imágenes de rayos X, tomografías computarizadas y resonancias magnéticas tomadas a los pacientes a lo largo de años y décadas, pasó a realizarse a través de un sistema digital interconectado. La digitalización de esta información también permitió los diagnósticos haciendo uso de la inteligencia artificial y el surgimiento de nuevos tratamientos médicos.

Hospitales de gran tamaño de todo Taiwán están explorando con gran entusiasmo cómo aplicar la inteligencia artificial para incrementar la precisión de sus diagnósticos, y mejorar la calidad de los tratamientos médicos.

El año pasado, la madre de familia Duan Danxin notó que la estatura de su hijo era baja comparada con la de sus compañeros de clase. Preocupada lo llevó a una consulta con un pediatra genetista para averiguar la razón.

La determinación de la edad ósea es un importante procedimiento para conocer el estado de crecimiento y maduración de los huesos de un niño. “Sin embargo”, dice el doctor Cai Furen, “se trata de una labor tediosa, que demanda mucho tiempo y, además, en realidad no brinda mucha experiencia médica al doctor”.

Para conocer la edad ósea de un niño, primero hay que tomar una placa de rayos X y, luego, considerando la edad y sexo del niño, se compara este resultado con imágenes radiográficas de un atlas estándar de desarrollo óseo.

Duan Danxin explica que, tras este procedimiento, ella se enteró de que su hijo de 13 años de edad tenía una edad ósea de tan solo 7 años. Luego del diagnóstico, su hijo recibió un tratamiento de hormonas de crecimiento, en el que su estatura aumentó casi un centímetro por mes. Desde aquella consulta hace más de un año hasta la fecha el niño ha crecido casi 20 centímetros.

Lo que ella no sabe es que quien dio el diagnóstico sobre su hijo no solo fue el doctor Cai Furen, la inteligencia artificial proporcionó valiosa ayuda.

Cada vez que se busca un diagnóstico, debe compararse la radiografía con las imágenes del atlas estándar de desarrollo óseo. Luego, de acuerdo con un gráfico de crecimiento estimado y considerando la edad y estatura actuales del niño, se estima una estatura futura. Además, se realiza un cálculo con una fórmula matemática. Este procedimiento es realizado por la inteligencia artificial, con tan solo apretar una tecla, el doctor puede conocer la estatura futura estimada del niño.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here