El mercado de viviendas en Taiwán – Parte 2

0
18
La isla hermosa
La isla hermosa

Entre aquí para escuchar

La impotencia de los taiwaneses ante los precios de las viviendas genera una insatisfacción que se ha acumulado a lo largo de treinta años. En 1987, el Departamento de Propiedad Nacional del Ministerio de Finanzas de Taiwán vendió por licitación los terrenos de la aerolínea estatal China Airlines. Estos precios alcanzaron valores extremadamente elevados, lo que originó un vertiginoso aumento en los precios de las viviendas.

Dos años después, aquellos ciudadanos carentes de una vivienda decidieron asociarse, estableciendo una organización. Ello originó el primer movimiento social taiwanés que tenía como reclamo el proceso de urbanización de las ciudades, llamado “Movimiento de los caracoles sin concha”. El 26 de agosto de 1989, cincuenta mil personas se reunieron en la avenida Zhongxiao Este, en Taipéi, y reclamaron por su derecho a una vivienda pernoctando durante toda la noche en la calle.

Hoy, treinta años después, la situación en cuanto a acceso a viviendas para los ciudadanos no solo no ha mejorado, sino que se ha vuelto más crítica. De acuerdo al experto en bienes raíces Zhang Jine, en 1989 el ratio precio de vivienda salario en Taipéi era de 8.5; es decir, el precio promedio de un apartamento en Taipéi equivalía a la suma del sueldo mensual promedio durante 8 años y medio. En 2019, este ratio ha alcanzado en Taipéi el valor de 14.15, y en Nueva Taipéi, 12.

Ante el enorme problema que representan los bajos sueldos y los elevados precios de apartamentos, no contraer matrimonio y no tener hijos se ha convertido en la alternativa a seguir por un enorme segmento de la población joven. De acuerdo con la encuesta de Pollster, casi 65% de jóvenes entre 20 y 40 años han considerado casarse a una edad más madura y no tener hijos, dando prioridad a la compra de una vivienda. Esta cifra ha aumentado 15% en los últimos 6 años, comparándola con una encuesta realizada en el año 2013. De esta manera, la frase “los elevados precios de las viviendas se han convertido en el mejor método anticonceptivo”, explica de manera contundente la impotencia y frustración de los jóvenes ante la realidad.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here