La sucesión generacional en las empresas taiwanesas (Parte 2)

0
9
La isla hermosa
La isla hermosa

Entre aquí para escuchar

El Instituto de Directores de Taiwán emitió una publicación donde se indica que el 70% de las compañías enlistadas en la bolsa son empresas familiares y, en conjunto, estas empresas comprenden el 60% del valor del mercado.

La revista taiwanesa “Visión” realizó un estudio internacional sobre la sucesión generacional en estas empresas familiares. A la pregunta “¿qué tan urgente es la sucesión generacional en su empresa?”, las compañías taiwanesas que respondieron “urgente”, “bastante urgente” y “muy urgente” son el 78.4% del total de empresas consultadas. Posiblemente esto se debe a que en el 42.1% de las empresas, el cargo de mayor responsabilidad gerencial y legal es ocupado por una persona de entre 60 y 69 años de edad.

El principal problema al ejecutar un proceso de sucesión generacional y transmisión de herencias dentro de empresas familiares es el conflicto entre una lógica puramente racional y los sentimientos de afecto propios entre parientes, y más aún, entre padres e hijos y hermanos. Por un lado, se encuentra la estrategia de crecimiento empresarial y por el otro, la afinidad y el cariño familiar. Es una situación compleja donde existe al mismo tiempo una relación jefe-empleado y padres-hijos.

Zhang aconseja que las empresas familiares deben primer establecer claramente cuáles son sus valores y su identidad como organización, para luego distribuir las acciones, responsabilidades y riqueza entre sus miembros.

De acuerdo con el estudio, las empresas taiwanesas se sienten bien identificadas con el representante máximo de la compañía, sea el cargo de director general o presidente, con 78.7 puntos.

Sin embargo, a la pregunta “¿son los valores e identidad de la familia dueña compartidos por los trabajadores en todos los niveles de la empresa? Taiwán recibió el puntaje más bajo, 65.5 puntos, de entre todos los países y regiones consultados, Corea del Sur, China Continental, el Sudeste Asiático y Europa. Este resultado revela que la visión y los valores empresariales son bien comprendidos por los directores y funcionarios de alto rango, pero no son parte del espíritu de trabajo por parte de los empleados. Por ello, Zhang resalta que, en el proceso de sucesión generacional, no puede olvidarse la gran importancia de los trabajadores y su aporte a la empresa. Por más exitosa que sea la transmisión de responsabilidades y beneficios a nivel gerencial, si en el proceso se perjudica a los empleados, esto ocasionará inmediatos efectos negativos en el funcionamiento de la compañía.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here