La primera naturalizada de la República de China Taiwán

0
18
Las huellas de Taiwán


Entre aquí para escuchar

Con optimismo y perseverancia, Arelis Gabot, una multifacética inmigrante dominicana, nacionalizada en la República de China (Taiwán), ha alcanzado sus sueños y convertido su vida en una inspiradora historia de superación personal.

Arelis Gabot, de 47 años de edad, oriunda de la República Dominicana, quien hace varios años causó revuelo en las noticias cuando fue la primera ciudadana naturalizada de la República de China (Taiwán) en ocupar un cargo público en Taiwán, cuenta sobre su vida y su pasión por el trabajo.

Tras conocer al que se convertiría en su esposo, un comerciante taiwanés de origen hakka en la República Dominicana y contraer nupcias, Gabot llegó a Taiwán en 1993.

Cuando arribó al país Gabot no sabía hablar mandarín y contaba con pocos recursos, pero eso no la detuvo para perseguir sus sueños de superación e integrarse rápidamente a la cultura local. “A lo largo de los años, han sido muchas las experiencias vividas, los esfuerzos y los obstáculos superados para alcanzar las metas que me he propuesto”, cuenta Gabot. “Primero, me propuse estudiar chino en una escuela pública por un tiempo, y aproveché todos los cursos que ofrecía gratuitamente el Gobierno para las esposas inmigrantes de taiwaneses”, recuerda Gabot.

En Taiwán, el Gobierno ofrece muchos programas para adultos, en particular cursos destinados a los nuevos inmigrantes para que aprendan el idioma y se capaciten. “Las clases que imparte el Gobierno ayudan mucho a las mujeres extranjeras inmigrantes, nos dan muchas oportunidades y yo las aproveché al máximo”, señala Gabot, detallando que aparte del idioma, aprendió peluquería, costura, maquillaje y cocina, entre otras cosas.

Sin embargo, con su sueño de incursionar en el negocio de la gastronomía a pesar de las dificultades que implica estudiar en mandarín, Gabot ingresó en una escuela de artes culinarias para continuar sus estudios, especializándose en cocina china y occidental. “Todos los días tomaba el autobús y el tren para llegar a una escuela que quedaba lejos de casa, pero después de muchos meses de estudios, tomé el examen y logré mi primer diploma de chef en cocina china. Seguí con otro curso y obtuve un segundo diploma en cocina occidental”, cuenta Gabot.

Gabot también participaba activamente en diversas actividades de su comunidad e incluso trabajó durante muchos años en la televisión local. Su paso por la pantalla pequeña de Taiwán le ganó el reconocimiento público, casi comparable al de una celebridad.

“Estuve trabajando en diversos programas de televisión durante muchísimos años, como presentadora, participante de talk shows, modelo de comerciales y hasta como actriz en una telenovela”, relata Gabot. “En la televisión participé en concursos de canto en idioma hakka y competencias de baile. También me presentaba con frecuencia en programas y concursos de cocina”, añade.

La talentosa chef no solo habla mandarín con fluidez, también puede comunicarse en hoklo y domina el hakka, la lengua de un grupo étnico minoritario procedente del sur de China, que aprendió con su suegra.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here