El chocolate taiwanés: camino hacia el mercado global

1
40
Las huellas de Taiwán


Entre aquí para escuchar
Taiwán puede ser una isla pequeña, pero su clima y geografía diversos han dado lugar a una abundancia de recursos naturales y de productos agrícolas. Aunque Taiwán ya produce café, whisky y vino de excelencia, pocos habrían adivinado que Pingtung, en el extremo sur de Taiwán, desarrollaría una industria del cacao que ha comenzado a ganar renombre internacional.

Aunque el chocolate se originó en América Central, y fue una vez utilizada como moneda por los mayas y aztecas, en los siglos transcurridos desde que las potencias coloniales occidentales lo llevaron por primera vez al extranjero en sus barcos, ha encantado al mundo entero.

Los árboles de cacao llegaron por primera vez a Formosa cuando los japoneses los trajeron de Indonesia durante medio siglo en que gobernaron Taiwán. Pero los japoneses demostraron ser incapaces de superar los diversos obstáculos que surgieron en el proceso de cultivo y procesamiento, y así sus esfuerzos para producir chocolate aquí fracasaron. En los últimos 20 años, los proveedores de semillas y los agricultores comenzaron a intentarlo nuevamente, y lograron cultivar estos árboles amantes del calor y la humedad en Pingtung, en el sur de Taiwán.

Cheng Yu-hsuan, propietario de Yu Chocolatier que se encuentra en el Distrito Ren’ai, uno de los barrios más caros de Taipei, recientemente publicó en Facebook sobre el camino que ha recorrido desde que regresó de Francia en 2013.

Cuando Cheng abrió su tienda, comenzó vendiendo los productos más básicos y clásicos. Su enfoque difería considerablemente del de la mayoría de los pasteleros de Taipei, que generalmente vendían solo uno o dos tipos de chocolates, mientras que Cheng a veces ofrecía hasta siete u ocho tipos de chocolate sólo de tartas.
Más tarde comenzó a crear nuevos sabores. Luego, en 2016, decidió competir en los muy respetados Premios Internacionales del Chocolate (ICA por sus siglas en inglés) para poner a prueba sus habilidades contra las de sus compañeros de la misma industria. Para su sorpresa, obtuvo una medalla de plata y una de bronce en la competencia de la región Asia-Pacífico de los Los Premios Internacionales del Chocolate, convirtiéndose en la primera persona de Taiwán en ganar un premio de ICA. Su éxito provocó un fervor por el chocolate en Taiwán que anteriormente carecía de una cultura del chocolate.

Cheng utiliza técnicas francesas e incorpora el concepto francés de utilizar ingredientes locales y de la estación. Su incorporación de ingredientes locales como el maqaw (Litsea cubeba, un árbol de hoja perenne con sabor a limón) nativo de Taiwán, las flores de jazmín, las ciruelas en conserva y el aceite de sésamo ahumado en el chocolate ha sorprendido a muchos taiwaneses, que nunca habían imaginado que tales combinaciones de sabores fueran posibles.

Aunque algo fuera del camino, Pingtung brilla en todos los sentidos. El auge de la industria local del chocolate incluso trajo la competencia de la región Asia-Pacífico de ICA a Taiwán desde Nueva York en 2019. Los chocolates de Taiwán demostraron estar a la altura del desafío, luego de las 9 medallas de oro, 30 de plata y 29 de bronce en 2018, le siguió 13 de oro, 44 de plata, 32 de bronce y 18 de premios especiales en 2019. Muchos de estos están agruparon en Pingtung, donde hay más 20 a 30 granjas de cacao y productores de chocolate, atrayendo de esta forma a visitantes de todas partes.

1 COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here