La vida de un diplomático: Francias Lee

1
104
Las huellas de Taiwán


Entre aquí para escuchar
Hijo de un general, Francias Lee tiene un sentido innato de la justicia. Sirvió en muchos países del mundo con gran mérito durante sus más de 30 años como diplomático. Después de retirarse a la edad de 60 años, ahora tiene tiempo para él mismo y recuerda su larga carrera sin ningún arrepentimiento.

El primer mandato de Lee como jefe de misión fue en Australia, donde se hizo famoso por haber mejorando enormemente la relación económica y comercial de ambos países. Más tarde, su investigación en documentos históricos ayudó a la República de China, Taiwán, a presentar un argumento sólido para que Inglaterra devolviera el Fuerte San Domingo sin la necesidad de pagar una compensación. Lee también se hizo cargo de las negociaciones que habían llegado a un punto muerto sobre acuerdos de aviación entre Taiwán y Corea, consiguiendo la reanudación de los vuelos directos con efectos de gran alcance en el turismo.

El hermoso y bermellón Fuerte San Domingo, es particularmente llamativo contra el cielo azul y las nubes blancas. La bandera de ROC en el techo ondea en el viento como lo hizo por primera vez una mañana hace 40 años atrás.

Lee recuerda: «En el momento en que recibí la petición, yo era jefe de sección en el Departamento de Asuntos Europeos del Ministerio de Relaciones Exteriores». Ubicado a medio camino de una colina en la desembocadura del río Tamsui, el Fuerte San Domingo ocupa una posición estratégica, y en otros tiempos siempre estuvo acuartelado. Las nueve banderas que ahora están en su entrada documentan los cambios en su destino a lo largo de los años.

El Fuerte San Domingo fue originalmente construido por los españoles en 1628, pero pronto fue destruido. Los holandeses construyeron otro fuerte en el sitio en 1644, llamado Fort Antonio. Más tarde, el fuerte holandés fue ocupado por Zheng Chenggong (Koxinga) en 1661. Wang Qian, el gobernador de la dinastía Qing de la subprefectura de Danshui, lo renovó y agregó un muro exterior en 1724. El gobierno británico comenzó a arrendar el fuerte en 1867, usándolo como consulado y agregando una residencia consular adyacente. Luego, los japoneses lo tomaron en 1941 durante la Guerra del Pacífico, pero lo devolvieron a los británicos cuando terminó la guerra. Los británicos permanecieron allí hasta 1972, cuando lo entregaron a Australia y los EE. UU. para que lo administraran. Objetos históricamente significativos habían permanecido ocultos detrás de sus puertas cerradas, acumulando polvo silenciosamente durante décadas.

Lee explica que cuando Taiwán estaba negociando con Gran Bretaña la devolución del fuerte, Gran Bretaña solicitó que se le reembolsara el costo de construcción de la residencia consular en el sitio. Pero cuando leyó los documentos de la dinastía Qing que cubrían la historia del fuerte, supo que Gran Bretaña nunca pagó el alquiler de la tierra. Con esta valiosa información en mano, tenía un fuerte argumento en contra de la solicitud británica. El 30 de junio de 1980, actuando en nombre de Gran Bretaña, Joseph K. Twanmoh, un abogado de renombre internacional que entonces era Director de la Universidad Soochow de Taiwán, entregó las llaves del fuerte a una delegación dirigida por Hu Shih-hsun, entonces director general del Departamento de Asuntos Europeos en el Ministerio de Relaciones Exteriores de Taiwán (MOFA por sus siglas en inglés), y desde entonces la bandera ROC se izó sobre el Fuerte San Domingo por primera vez.

Ex embajador Francias Lee. (Foto: cortesía Francias Lee)
Edificio principal del Fuerte San Domingo.

1 COMENTARIO

  1. Hola Ana.
    Disfruté mucho atendiendo esta historia que desconocía. No había escuchado hablar ni sobre el protagonista ni sobre la obra que, entre otros temas, logró recuperar para R.O.C.
    Muchas gracias.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here