«Taiwán es mi hogar»

0
222
Taiwán de ayer y de hoy
Entre aquí para escuchar
¿Alguna vez se han preguntado cuál es el verdadero significado de la palabra «hogar»? ¿Acaso es el lugar donde nacieron? ¿El lugar donde se criaron? ¿O tal vez el lugar donde residen en la actualidad? Lo que sí está claro es que «el hogar» no es un sitio en el mundo, sino más bien un sentimiento. «Hogar» es algo que uno crea para sí mismo. «Hogar» es donde uno construye su vida y donde pone el corazón. No importa cuán diferente sea a los lugares que conociste antes, a los sabores que probaste antes o a los olores que te deleitaron antes. Un paisaje nuevo, un nuevo color. A partir de entonces se forman nuevas amistades y también se forman nuevos familiares. Nuestra protagonista de este programa se llama Tang Nu Huong. Viene de Vietnam y va a contarnos su historia personal que a la vez es una historia que afecta a toda la comunidad, tanto vietnamita como taiwanesa, así como a la comunidad mundial. En el programa veremos cómo Tang ha convertido esta querida isla de Taiwán en su propio hogar.
Tang Nu Huong creció en una familia con antepasados chinos que respetaba las tradiciones confucianas. Tras casarse con una familia taiwanesa, durante los veinte años pasados y más, no solo ha disfrutado de la vida de una familia feliz, sino que también ha cuidado desinteresadamente de sus hermanas vietnamitas no tan privilegiadas. A pesar de estar constantemente ocupada, Tang continúa buscando cómo mejorar sus conocimientos y trabaja duro con el fin de autorrealizarse, sirviendo como ejemplo para sus compañeras inmigrantes.

 

“Un corazón para un corazón, ¡mi suegra también me ha amado como a su propia hija!” Conforme Tang habla sobre su vida en familia, su rostro se llena de felicidad. Y mientras habla sobre su suegra, el corazón de Tang se llena de gratitud. “La vida es lo que tú haces con ella. Si de verdad quieres algo, encontrarás un camino, y si no, encontrarás una solución”. A pesar de que Tang estaba ocupada con múltiples trabajos, siempre puso a la familia ante todo. 

Las diferencias culturales son la fuente de los malentendidos. Tang espera que el público comprenda mejor la cultura vietnamita. “Siento que tengo una misión, por lo que no me arrepiento”. Su mayor felicidad ha sido ver la gran mejora en las condiciones de vida para los inmigrantes en los últimos años.

Finalmente, Tang vuelve a hablar: “La gente actúa, el cielo observa”. Tang Nu Huong, quien respeta las tradiciones confucianas, cree profundamente que los buenos hechos nos devolverán cosas buenas. “La aceptación es una expresión de amor; todos somos una familia”, así es como ella dice, y puesto que el matrimonio la ha traído a Taiwán, debería apreciar las relaciones que le ha dado el destino. Y Tang termina diciendo así: “Soy una hijastra de Taiwán; este lugar es mi hogar”.   

Les invito a todos nuestros oyentes a que dediquen unos minutos a conocer esta historia apasionante. Desde luego no se arrepentirán.

 

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here